1 de octubre de 2012

Juego del destino

Pues en los últimos días previos al cierre de este agradable verano, he leido esta novela de un tal Jeffrey Archer, al parecer afamado escritor de novelas de éxito, pero confieso que desconocido para mi.  
 
Portada
La historia comienza en la década de 1940 en Hartford, Connecticut, donde dos niños gemelos son separados al nacer. Uno de ellos, Nat Cartwright, se va a casa con sus padres, una maestra de escuela y un vendedor de seguros, pero a su hermano gemelo le corresponde comenzar sus días como Fletcher Davenport, único hijo de un millonario y su esposa, personajes ambos de la alta sociedad.
 
La trama está servida, el autor nos cuenta el crecimiento y desarrollo de esas dos vidas en forma paralela, vidas que geográficamente están cercanas entre si, incluso llegan a enamorarse en un momento dado de la misma chica. La forma de relatar sus vidas, cambiando de personaje cada par de páginas a lo sumo, me resultó francamente agradable de leer. Deriva en una comparación constante ciertamente adictiva.

Los protagonistas casi hasta el final de la historia no tienen oportunidad de conocerse personalmente, los dos asisten a la universidad y son estudiantes brillantes. Uno de ellos, Nat, interviene de manera voluntaria en la guerra del Vietnam y se convierte posteriormente en un banquero muy exitoso. Fletcher mientras tanto se convierte a su vez en un famoso abogado de una prestigiosa firma de Nueva York, llega también a ser nombrado senador por el Estado de Connecticut.
 
Ciudad de Hartford
 
Como decía, sus vidas siguen caminos paralelos. Ambos son personajes respetables, tienen amigos leales, los problemas van en aumento a medida que avanza el tiempo, nada extraño por otra parte. No llegan a encontrarse hasta que uno debe defender al otro en una causa legal, no doy más detalles para no fastidiar a posibles lectores. Sin embargo el enfrentamiento último llegará cuando ambos se presentarán al cargo de gobernador del Estado.
 
Estado de Connecticut 
 
Opinión:

Reconozco que me gustó este libro.
¿O debería decir este brillante cuento? Porque la verdad es que todo encaja y es demasiado bonito. El principio me pareció más absorbente, uno tiene ganas de ir pasando páginas para ver como se entreteje la historia, más adelante pierde algo de ritmo, ciertos eventos aunque importantes no se tratan con mucho detalle, pierde eficacia por decirlo de alguna manera. Alguno de esos eventos uno ya los ve anticipadamente. Ya en la parte final sí surgen algunas sorpresas que vuelven a captar el interés inicial.

Es una novela interesante que nos muestra la vida de estos hijos de la fortuna, de hecho su título en inglés es 'sons of fortune'.

No es mi tipo de novela favorito, pero a lo largo de unas breves vacaciones de verano resultó ser una buena elección. Admito que superó mis espectativas de entretenimiento.



The Taft School, donde estudió Nat
En algunos pasajes tienes la oportunidad de reflexionar sobre lo que hubiera podido ser tu propio resultado de vida, de haber tomado unas y no otras decisiones en un momento dado de tu vida. Al igual que vemos va sucediendo en la vida de Nat y Fletcher.  Un ejemplo de lo que quiero decir es, ¿que hubiera sido del resto de la existencia de Nat si en el debate que tuvieron sus padres a la hora de comenzar su enseñanza secundaria, cuando apenas era un adolescente, se hubiera impuesto la opinión de su madre?, que optaba por enviarlo el instituto Jefferson, lugar donde ella ejercía de maestra, sin embargo se impuso la tesis del padre :

"
En Taft,  Nat podrá tratar con chicos que acabarán siendo líderes en todos los campos y por consiguiente serán una buena influencia para el resto de su vida.
Debemos pensar en el fututo de Nat. Si va a Taft, quizá podría entrar en Harvard o Yale... "
"

Pero no solo decisiones de este tipo son cruciales, otras que a diario nos pasan desapercibidas pueden tener una influencia decisiva, tales como, en el caso anterior el simple hecho de que cuando Nat, el primer día de curso se dirigió al salón de actos, para la presentación del año académico.

" Entró, agachó la cabeza y caminó rápidamente por el largo pasillo central, con la ilusión de que nadie reparara en él. Vio un sitio libre al final de la segunda fila y se sentó. Miró al chico de la izquierda, que se sujetaba la cabeza con las manos. ¿Estaría rezando o era posible que estuviese más aterrorizado que Nat?

- Me llamo Nat.
- Yo soy Tom - dijo el otro, sin levantar la cabeza.
- ¿Qué pasará ahora?
- No lo sé, pero desearía saberlo respondió Tom.
"  

El haberse sentado junto a Tom, sin él saberlo, cambió su vida, a eso me refiero.

Retomando el argumento, la pregunta puede ser ¿es creible la historia? Tal vez no,  pero estamos hablando de una novela, de una ficción, no se pretende convencer a nadie de ello. En definitiva es una buena narración, con algunos giros excelentes, creo que la recomendaría. Mejor dicho, la recomiendo.

En cuanto a su autor Jeffrey Archer,  tal como dije al inicio, poco o nada sabía de el hasta hace poco. Únicamente recuerdo haber visto su nombre en las portadas de algunos libros, en las mesas del Corte Inglés.

Evidentemente después de esta lectura me parece un escritor de talento,  sus personajes pueden pasar por gente perfectamente real, muy bien construidos.

Británico, con sus luces y alguna sombra, además de escritor fué deportista y político. Esta novela la escribió en el año 2004.

Jeffrey Archer

Para quienes deseen profundizar en su conocimiento aquí les dejo el enlace a su página oficial.

http://www.jeffreyarcher.co.uk/site/

Si les apetece dejen un comentario, será bienvenido.
GG\ Octubre 2012
Recordatorio para todo el blog: Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente a efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. GGarcias.

5 comentarios:

Ann dijo...

My love for Jeffrey Archer began with Kane and Abel, many years ago.I then went on to enjoy the other Archer novels, and more recently the Prison Diaries series.

Without revealing too much of the plot, suffice it to say that this book is for all you Jeffrey Archer fans!!!!

Tenía este libro ‘hijos de la fortuna’ reposando en la estantería durante el último par de años pero tu post me lo ha recordado. Lo voy a re-leer. Me gusta tu comentario. Gracias

A.Stearn - (Yale University)

Gabriel Garcias dijo...

Ms Stearn, agradezco su comentario y sepa que valoro mucho su visita a esta sencilla página.

As you know, one of the protagonists was formed at Yale.

Thanks - Gabriel

Gabriel Garcias dijo...

Creo estar en lo cierto al afirmar que los candidatos a las próximas elecciones presidenciales de los Estados Unidos ni son hermanos ni tienen parentesco alguno, al contrario de como sucede con los protagonistas de ‘Juego del destino’.
Me ha llamado la atención un artículo en el diario El Mundo en el día de hoy, firmado por Eduardo Suárez, sobretodo un fragmento titulado ‘La huella de Harvard’ que reproduzco a continuación.

“ Es la primera vez que dos candidatos han estudiado en la Facultad de Derecho de Harvard. La edad evitó que Obama y Romney coincidieran en sus aulas. Pero quienes coincidieron con ellos destacan su brillantez como universitarios y trazan un retrato con muchos puntos en común.
Ambos fueron estudiantes brillantes y estaban menos pendientes de las fiestas que de los exámenes. En el caso de Obama, por un carácter distante que todavía le acompaña. En el caso de –Romney, porque estudiaba una segunda carrera universitaria (Negocios) y vivía con su esposa y con sus primeros dos hijos. Al presidente le interesaba entonces la política más que al aspirante republicano. Ambos eran esponjas capaces de absorber cifras y argumentos y ambos tenían un aura amistosa pero formal. El abogado Brad Berenson recuerda al Obama de entonces como una persona progresista pero más madura que la mayoría de sus compañeros: ‘Era un líder natural y por eso le eligieron director de la revista de la facultad. Al contrario que otros directores, no discriminaba a quienes escribían artículos conservadores y tenía la mente muy abierta’. En Harvard Romney mostró más interés por los números pero sus compañeros le definen de un modo muy similar.
‘Era muy inteligente y muy agradable. Siempre me pareció una persona con la que podía reírme y a la vez trabajar duro, alguien en quien podía confiar’, decía recientemente su colega Mark Mazo.
Obama es un político de carrera y Romney un millonario que moldeó su fortuna en una firma de Wall Street. “

Efren Ulloa dijo...

Su primera obra Ni un penique más ni un penique menos, es un obra maravillosa, soy un fanático apasionado por sus escritos, definitivamente si lo lees te convierte en un adicto a Archer.

GV.GARCIAS dijo...

Efren, gracias por tu comentario. Está claro que deberé leer algo más de Archer. Un saludo.
Gabriel

Publicar un comentario

Entradas más vistas

Licencia Creative Commons
REFERENCIAS Y LECTURAS por G.Garcias se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-Sin Derivadas 3.0 Unported.