4 de mayo de 2014

EL CLAN DEL OSO CAVERNARIO - Jean M. Auel


Las historias noveladas se pueden empezar de muchas maneras. Esta comienza con un terremoto. Un tremendo corrimiento de tierras habitual en la época en que transcurren los hechos, pongamos hace unos 50.000 años. Geográficamente hablando la acción transcurre en la actual península de Crimea, protagonista en estos días en los medios de comunicación debido a otras circunstancias.

Debido al fenómeno sísmico Ayla (una niña Cro-magnon de unos cinco años de edad) se queda sola y aislada. Su familia ha sucumbido y deambula desvalida durante unos días, con sus fuerzas prácticamente al límite,  es encontrada por un grupo de Neanderthales, cuya cueva había sido destruida y andaban en búsqueda de una nueva donde poder vivir.
Portada

A partir de este momento comienzan unos años de  convivencia junto al clan de los Neanderthal, aprenderá su "modus vivendi" su lenguaje  basado en señas, el arte de la supervivencia y diversas técnicas curativas. No en vano su madre adoptiva, Iza, es la curandera del clan.

Ayla representa el eslabón evolutivo, la renovación, el futuro de la especie. Por contra su nueva familia, encarna el pasado, la evolución llegada a su término final, la extinción anunciada, tal y como el mago del clan (Mog-ur) llega a intuir. Las cualidades innatas de Ayla sorprenden y distorsionan la vida del clan, una sociedad anclada el la prehistoria, que ha consumido todo su potencial evolutivo, incapaz de comprender ciertas facetas que aporta Ayla, tales como los sonidos vocales, la sonrisa, el llanto, sin olvidar sus diferentes rasgos físicos que se van acentuando a medida que va creciendo.

Tras muchas e interesantes vicisitudes, que son el núcleo de la novela, y una vez transcurrida algo más de una década, los personajes principales del clan que son valedores de Ayla, tales como Brun jefe del clan, Crep el Mog-ur (mago-espiritual), Iza la curandera del clan, así como otros componentes afines, han muerto o envejecido.  La jefatura del clan recae en Broud, un personaje resentido con Ayla, a la que siempre ha envidiado y maltratado. Broud desde joven se ha sentido eclipsado por la niña y posterior mujer, ha sentido sobre sí constantemente la superioridad de Ayla en todos los aspectos, en su opinión le ha usurpado sus principales momentos de protagonismo, ha podido someterla por el simple hecho de ser mujer. Las mujeres eran poco más que proveedoras del hombre, con mínimos derechos, hasta para dirigirse a un hombre debían solicitar de antemano su permiso, con la cabeza agachada y sin mirarle a la cara, permiso que les era concedido mediante un golpecito sobre el hombro.



El día en que Broud tomó la responsabilidad de dirigir el grupo no esperó ni un momento en expulsarla del clan. Ayla con profunda tristeza tanto propia como de la mayoría del resto de componentes del clan,  tomó sus pertenencias y partió hacia un futuro incierto. En este instante se termina la obra.

La autora establece un ritmo lento desde el principio y lo mantiene a lo largo de las más de 500 páginas que conforman la novela. Los dramas a que se enfrentan todos los personajes así como la descripción del entorno natural están muy bien conseguidos, con generosos detalles. Precisamente una de las cosas que más me gustaron de esta lectura fueron los modos de supervivencia a que debe enfrentarse el clan en su conjunto, unido a la manera de enfocar la medicina natural, particularmente pormenorizada.


Algo más endeble me pareció la descripción de los ritos religiosos, si es que se puede llamar así, algo totalmente subjetivo por supuesto. La idea de los tótems (espíritu característico de un animal) que le era asignado a cada nuevo integrante del clan, días después de su nacimiento a la vez que se le daba nombre, un atávico 'bautismo', un recurso de ficción histórica basada en una fantasía ridícula, o quizás no tanto.

La novela realmente brilla cuando trata de los diálogos o la falta de los mismos entre los personajes. Los seguidores de Ursus (tótem del clan) se comunican a través de gestos con las manos y muy pocos sonidos, algo que se convierte en una de las muchas barreras entre las dos especies. La joven Ayla lucha contra si misma para suprimir su comportamiento instintivo natural, el hablar emitiendo palabras, canturrear, reir y adoptar determinadas posturas, eran contrarias a las prácticas del clan. Un  continuo debate entre lo que es natural para ella y lo que se espera de ella.

Fotografia de una película basada en la obra

El 'Clan del Oso Cavernario' es el primero de una serie llamada 'Hijos de la Tierra'.  El resto de la serie pienso que no es tan buena. El segundo titulado, 'El Valle de los Caballos' es entretenido, pero carece de la profundidad del primero, en cuanto al tercero, 'Los Cazadores de Mamuts', dejé su lectura bastante antes de llegar a la mitad. Hay algunos más, ello no implica que no lo intente de nuevo en el futuro.

Entiendo que es una lectura recomendable para los lectores que tienen interés en nuestro pasado prehistórico. Creo que el objetivo de esta saga era el desarrollo del hombre en la era Cromagnon, para lo cual este primer libro se convierte en un perfecto caldo de cultivo para iniciar dicha serie, tomando como punto de partida los Neanderthal y sus contactos con los Cromagnon. Realmente la serie como tal no me enganchó, sin embargo si lo hizo esta primera obra. Francamente interesante.

La autora, Jean Marie Auel, estadounidense, comezó sus indagaciones y estudios preparativos allá por 1977, para escribir toda esta serie. Se documentó a conciencia para ello y también experimentó diversos procedimientos usados en aquellos lejanos tiempos, tales como hacer fuego de forma primitiva, curtir cuero, tallas de piedra y demás.

Jean M. Auel
Sin embargo no debemos olvidar que estamos leyendo una ficción, no pretendamos juzgar si tal o cual detalle tiene más o menos fundamento histórico. Para mi el entrar en este tipo de discusiones bizantinas no es el propósito de la lectura.  Nadie sabe a ciencia cierta gran cantidad de detalles acerca de los Neanderthal, muchos de estos pormenores son meras conclusiones lógicas. Pienso que de lo que no hay pruebas concluyentes, no son más que suposiciones plausibles. La fuerza de esta novela puede prescindir sin mucho temor a estas circunstancias particulares.

Deseo que los que se animen a leerla la disfruten y a los que la han leído les aliento a dejar un comentario, será agradecido.


Autora:
http://es.wikipedia.org/wiki/Jean_M._Auel

Si les apetece dejen un comentario, será bienvenido.
Recordatorio para todo el blog: Las imágenes presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente a efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. GGarcias.  Mayo-2014

3 comentarios:

Bego dijo...

Me encanta toda la serie. Estos libros han influido en mi crecimiento emocional y espiritual. Aprendí mucho del carácter de Ayla, su fuerza me ayudó a crecer como persona. Me gusta mucho tu reseña de este libro. Bego

P.R. dijo...

Me encantó la historia cuando la leí, Este artículo me lo ha recordado, creo que aprovecharé este fin de semana, para quitarle el polvo y leerlo otra vez :). ¡Muy recomendable!
Paula Ranieri

Anónimo dijo...

La apunto para las compras de verano. Gracias por la recomendación, Iker

Publicar un comentario

Entradas más vistas

Licencia Creative Commons
REFERENCIAS Y LECTURAS por G.Garcias se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-Sin Derivadas 3.0 Unported.